Personal Injury

Brain injuries

Switch English/Spanish

 

Lesiones cerebrales traumáticas TBI

 

 

 

 

 

Por desgracia, en los accidentes más graves con camiones tractor y caídas y en accidentes laborales, existe un riesgo muy alto no solo de muerte, sino de daño permanente, tremendamente trágico, de las dos zonas más vulnerables del cuerpo humano: el cerebro y la médula espinal. Los traumatismos cerebrales y lesiones de médula espinal (lesiones graves de la cabeza y el cuello) no solo son debilitantes y alteran la vida de la víctima, sino que son igual de catastróficas para sus seres queridos y familiares.

 

Nadie es el mismo después de un accidente que provoca una lesión cerebral grave. En los pocos minutos que dura el momento en que se produce un grave accidente automovilísticocon camionesuna lesión en el lugar de trabajo, la vida de muchas personas (la víctima, su esposo o esposa, padres, hijos, nietos, hermanos y hermanas) pueden cambiar para siempre. En la mayoría de los casos, la víctima de la lesión es totalmente inocente de cualquier tipo de responsabilidad o culpa por estos acontecimientos injustos y dolorosos. Y el daño cerebral nunca desaparece.

 

Los traumatismos cerebrales son la “epidemia silenciosa” de la actualidad en nuestro país
De acuerdo con los 
Centers for Disease Control and Prevention (Centros de Control y Prevención de Enfermedades), cada año alrededor de 1,4 millones de personas sufren una lesión cerebral en los Estados Unidos. De estos, 100.000 mueren a causa de las heridas, y otros 500.000 deberán sobrellevar una vida horrible con incapacidad permanente. Los estudios realizados por el University of Pennsylvania’s Center for Brain Injury and Repair (Centro de Lesiones Cerebrales y Reparación Cerebral de la Universidad de Pensilvania) también revelan los siguientes datos terribles:

 

  •  Los traumatismos cerebrales son la principal causa de muerte o invalidez de las personas menores de 45 años de edad.
  • En este país, mueren más personas a causa de lesiones cerebrales que de sida, cáncer de mama, esclerosis múltiple y lesiones de médula espinal combinadas.
  • Cada 15 segundos, alguien en los Estados Unidos sufre una lesión cerebral.

 

Actualmente, en nuestro país, viven más de 5,5 millones de pacientes con traumatismo cerebral que sobrellevan una lucha de vida diaria tras haber sufrido un traumatismo cerebral (2 por ciento de la población actual de los Estados Unidos). Esta estadística no incluye a los seres queridos que de manera indirecta sufren todos los días por el grave accidente de la víctima, aunque se puede suponer que ese número debe de llegar sin dificultad a las decenas de millones.

 

Dado que cuatro personas por minuto sufren lesiones cerebrales en nuestro país, no es de extrañar que los expertos se refieran al traumatismo cerebral como una “epidemia silenciosa”.

 

¿Qué es una lesión cerebral traumática?

 

Muchos creen que las lesiones cerebrales se producen a causa de un golpe directo en la cabeza o la pérdida del conocimiento, ya sea por un resbalón y caída, un accidente laboralun accidente en camión tractor o un choque automovilístico con un camión pesado o el estribo de un puente. Si bien muchas lesiones cerebrales son el resultado de un traumatismo en la cabeza, a veces el daño cerebral puede ocurrir sin pérdida del conocimiento o un golpe directo en la cabeza. Esto es así porque el cerebro, un órgano muy frágil suspendido en fluido espinal cerebral, está encerrado en una coraza muy dura: el cráneo. A menudo, el cerebro se puede lesionar al golpear el cráneo óseo, lo que ocurre durante movimientos repentinos de aceleración-desaceleración. Esto sucede, por ejemplo, en accidentes entre un automóvil y un camión tractor a velocidad de autopista o cuando una persona sufre una caída en el trabajo desde un andamio o una escalera. De hecho, la mayoría de los neurólogos y neuropsicólogos concuerdan en que no es necesario que haya una pérdida del conocimiento o un golpe directo en la cabeza para que se produzca un traumatismo cerebral leve.

 

Sin embargo, los traumatismos cerebrales pueden ocurrir y ocurren en otras situaciones aparte de los accidentes con camiones tractor, las caídas o los accidentes laborales. Por ejemplo, pueden ocurrir como resultado de una infección debida a una atención médica defectuosaenvenenamiento (por ejemplo, al respirar gases tóxicos mientras en el lugar de trabajo) o a partir de un flujo insuficiente de oxígeno o sangre al cerebro, como en el caso de negligencia en partos vaginales.

 

Lo cierto es que cualquier lesión en la cabeza puede ser grave y causar daños permanentes. Cualquier golpe repentino en la cabeza puede hacer que una persona quede físicamente discapacitada y dependiente de asistencia mecánica de por vida, o quede con discapacidad mental, depresión, insomnio e incapaz de controlar su propio cuerpo.

 

No todas las lesiones cerebrales son fáciles de detectar. Los traumatismos cerebrales pueden dañar al paciente de manera muy sutil y cruel. Las víctimas de lesiones cerebrales a veces experimentan cambios de humor repentinos y violentos y pérdidas de memoria que resultan frustrantes, en especial la memoria a corto plazo. Las víctimas de traumatismo cerebral pueden confundirse fácilmente y se agotan con frecuencia porque las lesiones cerebrales suelen alterar la capacidad para dormir. Las lesiones cerebrales en los niños resultan en discapacidades de aprendizaje que nunca han experimentado antes de una caída en el patio de la escuela o una lesión producto del choque de un automóvil o camión.
Debe sospechar que un ser querido puede haber sufrido una lesión o traumatismo cerebral grave si aparecen los siguientes síntomas:

 

  • Torpeza (en especial, inmediatamente después del accidente): deja caer objetos o es incapaz de sostener objetos con fuerza.
  • Confusión (en especial, inmediatamente después del accidente): es posible que no sepa dónde está, cómo llegar a casa, qué día es, etc.
  • Mareos (ya sea inmediatamente después del accidente o más adelante): los mareos son un claro indicio de traumatismo cerebral.
  • Fatiga: están muy débiles o demasiado cansados para hacer sus actividades normales, lo que suele estar asociado con las alteraciones del sueño que provocan los traumatismos cerebrales.
  • Dolor de cabeza: los dolores intensos de cabeza pueden ser síntoma de una lesión cerebral.
  • Fotofobia: se siente molesto por la luz brillante o demasiado sensible a los sonidos fuertes.
  • Pérdida de memoria: es incapaz de recordar nueva información o datos aprendidos recientemente, así como lo que comió en el desayuno.
  • Náuseas (en especial, inmediatamente después del accidente): vomitar o tener ganas de vomitar es un resultado común de las lesiones cerebrales.
  • Entumecimiento: la incapacidad de sentir en alguna parte del cuerpo (en un dedo, un pie, una extremidad) puede ser síntoma de traumatismo cerebral.
  • Depresión: esto es un efecto común de los traumatismos cerebrales leves, debido a que la persona se da cuenta de que ya no es capaz de pensar y recordar tan bien como antes.
  • Anosmia: el paciente pierde el sentido del olfato (los nervios olfativos que controlan el sentido del olfato son muy delicados y pueden dañarse fácilmente con un traumatismo).
  • Cambio de la personalidad: este es el aspecto más preocupante del traumatismo cerebral, ya que afecta a los seres queridos y a la persona lesionada. La incapacidad para controlar el temperamento propio y las emociones es una consecuencia frecuente de los traumatismos cerebrales.
  • Ataques: los trastornos de ataques y convulsiones pueden ocurrir de inmediato o años después de haber sufrido un traumatismo cerebral.
  • Otras enfermedades: las personas que han sufrido un traumatismo cerebral son más susceptibles a la aparición temprana de la enfermedad de Alzheimer u otras clases de demencia, la enfermedad de Parkinson y atrofia cerebral.

 

Los traumatismos cerebrales requieren atención y tratamiento costosos

 

El costo financiero y los gastos de la atención de una víctima de lesión cerebral pueden ser astronómicos. Cuando ocurre un accidente o una lesión grave, no solo son elevados los gastos médicos iniciales, sino también los costos de atención médica a largo plazo, que para aquellos que han sufrido un traumatismo cerebral pueden alcanzar los millones de dólares.

 

Las víctimas de traumatismo cerebral pueden vivir muchos años más, en los que necesitarán terapia y los cuidados de enfermeros las 24 horas, así como cirugías prolongadas y otras formas de tratamiento. Por ejemplo, las indemnizaciones por daños monetarios en el caso desgraciado de niños pequeños que han sufrido un traumatismo cerebral pueden ser extremadamente altas.

 

Los litigios complicados requieren abogados especializados en traumatismos cerebrales.

 

Por lo general, las demandas se presentan después de los accidentes que provocan traumatismo cerebral con el fin de obtener una indemnización adecuada para la atención y el tratamiento de la víctima. Cada caso requiere conocimientos médicos y experiencia jurídica complejos para defender adecuadamente a estas víctimas y sus familias. El estudio jurídico del área de Indiana y Chicago Kenneth J. Allen Law Group se especializa en el área del derecho relacionada con los daños graves y tiene una gran reputación debido a su trabajo en esta clase de litigios complejos.

 

Las demandas por traumatismo cerebral requieren una representación legal experimentada

 

Las demandas relacionadas con traumatismos cerebrales son diferentes de otras demandas por daños personales debido a que son muy complicadas y requieren la participación de un gran número de expertos de los campos médico, legal e incluso económico. Un traumatismo cerebral de cualquier gravedad tendrá un efecto profundo en todos los aspectos de la vida y el bienestar de la víctima, y en una demanda deben tenerse en cuenta todos los efectos posibles.

 

Además, las consecuencias de los traumatismos cerebrales son diversas y pueden aparecer en momentos diferentes. Es muy importante trabajar con un abogado que tenga experiencia en consultar con los expertos médicos adecuados para determinar los síntomas y efectos de la lesión cerebral y la forma en que el paciente debe ser indemnizado. La naturaleza variable y compleja de las consecuencias de los traumatismos cerebrales puede abrumar o confundir fácilmente a los abogados menos experimentados que no tienen la especialización y el conocimiento adecuado.

 

Que un abogado tenga experiencia con litigios por traumatismos cerebrales significa que cuenta con un buen conocimiento de la clase pruebas, testimonios y asistencia necesarios para tener más posibilidades de éxito. Nuestros abogados también saben cómo funcionan las defensas ante estas demandas, lo que les da un mayor conocimiento para superar los obstáculos y obtener un resarcimiento justo para la víctima.

 

¿Busca un abogado de Indiana?

 

Las leyes de Indiana no permiten que los abogados utilicen veredictos anteriores como método para determinar la calidad de su servicio. No obstante, si busca un abogado en Indiana, puede solicitar información al hacer clic aquí y se le enviará de inmediato.

 

¿Busca de un abogado en Illinois?

 

Si busca un abogado en Illinois, puede consultar los veredictos y resultados anteriores obtenidos por los clientes del KJALG al hacer clic aquí.

 

¿Derivaciones de abogados?

 

Si es abogado y desea derivar el caso de su cliente de Indiana o Illinois para que lo maneje Kenneth J. Allen Law Group, puede consultar los veredictos y resultados anteriores de otros casos al hacer clic aquí.

 


Si usted o un ser querido ha sufrido una lesión grave o la muerte debido a actos ilícitos cometidos por un tercero, puede tener derecho a presentar una demanda judicial por daños y perjuicios y también a imponer justicia contra el infractor. Además, puede comunicarse con los abogados especializados en daños personales del noroeste de Indiana y Chicago de Kenneth J. Allen Law Group para programar una consulta inicial gratuita.

 

Traumatic Brain Injuries TBI

Unfortunately, in most serious semi-truck crashes, falls and work accidents, there is a very high risk not only of death, but of tremendously tragic, permanent damage to the two most vulnerable areas of the human body: the brain and the spinal cord. Traumatic brain injuries (TBI) and spinal cord injuries — severe injuries to the head and neck — are not only debilitating and life altering for the injured person, but also equally catastrophic to the injury victim’s loved ones and family.

No one is the same after an accident in which there is a severe brain injury. Within the few minutes that it takes for a serious car crash, trucking accident, or on-the-job injury to occur, the lives of many people — victims, their husbands or wives, parents, children, grandchildren, brothers and sisters — can be forever changed. In most instances, the injury victim is totally innocent of any responsibility or fault for this unfair and heartbreaking life event. And brain damage never goes away.

Traumatic Brain Injury is the “silent epidemic” in our country today
According to the Centers for Disease Control and Prevention, each year approximately 1.4 million people will suffer a brain injury in the United States. Of these, 100,000 will die from their injuries and another 500,000 will face a life where they must cope with severe and horrific permanent disability. Studies done by the University of Pennsylvania’s Center for Brain Injury and Repair also reveal the following terrifying facts:

  • Traumatic brain injury is the leading cause of death/disability for people under 45 years old;
  • More people die from a brain injury in this country than from AIDS, breast cancer, MS, and spinal cord injury combined; and
  • Every 15 seconds, someone in the United States suffers a brain injury.

Today in our country, there are over 5.5 million TBI sufferers facing the daily struggles of life after a traumatic brain injury — 2 percent of the current U.S. population. This statistic does not include those indirectly hurting every day from their loved one’s serious accident — one can safely assume those numbers to be in the tens of millions.

Given that four people suffer brain injuries every single minute in our nation, it’s no wonder that experts refer to Traumatic Brain Injury as the “silent epidemic.”

What is a traumatic brain injury?

Many assume that brain injuries happen because of a direct blow to the head or loss of consciousness, whether during a slip and fall, an accident at worka semi-truck crash, or an auto collision with a heavy truck or bridge abutment. While many brain injuries are the result of trauma directly to the head, sometimes brain damage can occur without loss of consciousness or a direct blow to the head. This is so because the brain, a very soft organ suspended in cerebral spinal fluid, is encased in a very hard shell, the skull. The brain can often be injured by striking the bony skull, which occurs during sudden acceleration-deceleration — which occurs, for example, in a crash between a car and semi-truck at highway speeds or when a person falls at work from scaffolding or a ladder. In fact, most neurologists and neuropsychologists agree that a mild traumatic brain injury does not require actual loss of consciousness or direct trauma to the head.

But TBI can and does occur in situations other than semi-truck crashes, falls or work accidents. For example, a mild TBI may occur as a result of infection due to faulty medical carepoisoning (such as breathing toxic fumes while working on the job); or from insufficient oxygen or blood flow to the brain, as in the case of negligent vaginal delivery of an infant.

The truth is that any injury to the head can seriously and permanently harm someone. Any sudden blow to the head can render an individual physically incapacitated and reliant upon mechanical life support, or mentally disabled, depressed, unable to sleep and incapable of exercising self-control.

Traumatic Brain Injury Symptoms

Not all brain injuries are easy to spot. TBIs may be wickedly subtle in how they have damaged someone. Brain injury victims sometimes have violent, sudden mood swings as well as a frustrating loss of memory — particularly short-term memory. TBI victims are vulnerable to being easily confused and often exhausted because brain injuries often disrupt one’s ability to sleep. Brain injuries to children result in learning disabilities they never experienced before their fall in the schoolyard or injury in a car or truck crash.
You should suspect a loved one may be suffering from a serious brain injury or TBI if they show signs of:

  • Clumsiness (especially immediately after the accident) — dropping things, unable to hold tightly onto an object
  • Confusion (especially immediately after the accident) — they may not know where they are, how to get home, what day it is, etc.
  • Dizziness (either immediately after the accident or later) — dizzy spells are a big hint of TBI
  • Fatigue — very weak or too exhausted to do activities that they would normally undertake, which is frequently associated with sleep disruption caused by TBI
  • Headache — severe head pain may hint of brain injury
  • Photophobic — that is, bothered by bright light or extra-sensitive to loud sounds
  • Memory Loss — unable to recall new info or facts recently learned — like what they ate for breakfast
  • Nausea (especially immediately after the accident) — vomiting or feeling the urge to vomit is a common result of a brain injury
  • Numbness — the inability to feel any part of their body (finger, toe, limb) can mean TBI
  • Depression — this is a common effect of mild TBI because the person realizes she’s no longer able to think and remember as well as she could previously
  • Anosmia — that is, the loss of sense of smell (the olfactory nerves which control the sense of smell are very delicate and can easily be damaged during trauma)
  • Personality change — this is the most troubling aspect of TBI since it affects loved ones as well as the injured person; the inability to control one’s temper and emotions is a frequent consequence of TBI
  • Seizures — seizure disorder and convulsion can occur immediately or begin years after a TBI
  • Other diseases — persons who have suffered TBI are more susceptible to early onset of Alzheimer’s or other dementia, Parkinson’s disease and brain atrophy.

Cost Of Treatment for Traumatic Brain Injuries

The financial cost and expense of a brain injury victim’s care can be astronomical. Not only are the initial medical expenses high when a severe accident or injury is involved, but the long-term medical care costs for those suffering from traumatic brain injuries can reach into the millions of dollars.

TBI victims may have a long lifetime ahead of them, where they will need daily, around-the-clock nursing care and therapy needs, as well as extended surgeries and other forms of treatment. For example, monetary damage awards assessed for young children who have sadly suffered a traumatic brain injury can be extremely high.

Complicated Lawsuits Need Experienced Traumatic Brain Injury – TBI Lawyers

Lawsuits are usually filed after accidents resulting in a traumatic brain injury in order to obtain adequate compensation for the care and treatment of the traumatic brain injury (TBI) victim. Each and every case requires complex medical knowledge as well as detailed legal expertise to adequately advocate for these victims and their families. The Indiana and Chicagoland law firm Kenneth J. Allen Law Group is dedicated to this focused area of severe injury practice and is well respected for its efforts in this area of complex litigation.

Traumatic Brain Injury Lawsuits Require Experienced Legal Representation

Lawsuits involving traumatic brain injuries are unlike other personal injury suits in that they are exceedingly intricate and complicated, requiring the input of a number of experts from the medical, legal and even economic fields. A traumatic brain injury of any degree of seriousness will have a profound effect on all aspects of the sufferer’s life and well-being, and all potential effects must be considered and accounted for in a lawsuit.

Moreover, the effects of a traumatic brain injury can take many forms, and over disparate timetables. It is critical to work with an attorney who is experienced in consulting with the proper medical experts in order to determine the symptoms and effects of the traumatic brain injury, and how the sufferer should be compensated for them. The variable and detailed nature of traumatic brain injury effects can easily overwhelm or confuse less-experienced attorneys without the proper specialization and knowledge.

Having experience with traumatic brain injury lawsuits means that an attorney is well-versed in exactly what kind of evidence, testimony and support are required to provide greater potential for success. They also are aware of how these lawsuits are defended against, providing a greater repository of knowledge with which to overcome obstacles to the recovery of damages fair to the sufferer.

Contact Us

To learn more about the Kenneth J. Allen Law Group law firm, its jury verdicts and case results please fill out this Contact Form and information will be sent to you. Or call any of our offices in Valparaiso, Merrillville or Chicago.

Case Evaluation

Please call us, or fill in the Case Evaluation Form below, to learn more and arrange for a confidential FREE consultation.

Who was at fault?

Are you receiving medical treatment? YesNo

Have you had or do you need surgery? YesNo

Indiana|illinois

Allen Law Building

1109 Glendale Boulevard
Valparaiso, Indiana - 46383
219.465.6292

Justice Center

3700 E. Lincoln Hwy. (US 30)
Merrillville, Indiana - 46410
219.736.6292

Capital Center

201 N. Illinois Street South Tower
Indianapolis, Indiana - 46204
317.842.6926

Crain Communication Building

150 N Michigan Ave
Chicago, Illinois - 60601
312.236.6292

Lincolnshire Business Center

1000 Essington Road 
Joliet, Illinois - 60431
815.725.6292

Executive Office Building

15255 S 94th Ave #500
Orland Park, Illinois - 60462
708.460.6292